MADRID.- Los reyes de España han despedido en el aeropuerto de Barajas al papa Benedicto XVI tras cuatro días de visita a Madrid para presidir la Jornada Mundial de la Juventud.

En la ceremonia que se ha celebrado en el pabellón de Estado del aeropuerto, el obispo de Roma aseguró que se marcha "contento y agradecido", además de "realmente impresionado" por lo vivido durante los últimos días, en los que ha presidido la XXVI JMJ.