Un grupo de ciudadanos y el personal diplomático español en Rusia guardaron un minuto de silencio frente a la embajada para recordar a las catorce personas que fallecieron en el doble atentado, trece de ellas en la Rambla de Barcelona y otra en Cambrils (Tarragona).

MOSCÚ.- Cientos de moscovitas se acercaron hoy a la sede de la embajada de España en Moscú para depositar flores a su entrada y firmar en el libro de condolencias en memoria de las víctimas del doble atentado terrorista que sacudió ayer Barcelona y Cambrils.

Un grupo de ciudadanos y el personal diplomático español en Rusia guardaron un minuto de silencio frente a la embajada para recordar a las catorce personas que fallecieron en el doble atentado, trece de ellas en la Rambla de Barcelona y otra en Cambrils (Tarragona).

"Quisiera agradecer los mensajes recibidos de las autoridades y de la ciudadanía rusos. El terrorismo es una amenaza global y como tal debe ser enfrentado", se dirigió a la prensa el embajador de España en Moscú, Ignacio Ybáñez.

La solidaridad internacional, agregó, "es muy importante en estos momentos, y España siempre ha expresado su solidaridad ante atentados en otros lugares, también aquí en Rusia, y ahora agradecemos mucho el apoyo recibido".

"Desgraciadamente, España tiene una larga experiencia en la lucha contra el terrorismo, pero afortunadamente, también hemos podido demostrar que el terrorismo se puede vencer", concluyó Ybáñez.

El Kremlin expresó anoche su rotunda condena al atentando que calificó de acto "cruel" y "cínico".

"Condenamos enérgicamente este cruel y cínico crimen contra ciudadanos pacíficos. Lo ocurrido confirma una vez más la necesidad de una unión real de los esfuerzos de toda la comunidad mundial en una lucha sin compromiso contra las fuerzas del terror", escribió el presidente ruso, Vladímir Putin, en un telegrama al rey de España, Felipe VI.