Las nuevas autoridades de Kabul, que no han sido reconocidas internacionalmente pero que mantienen ya contactos con muchos Gobiernos.

NACIONES UNIDAS.- Los talibanes no podrán representar a Afganistán en la Asamblea General de la ONU, pues hasta el momento el representante inscrito para hablar ante la asamblea es el embajador nombrado por el Gobierno depuesto del país asiático, según confirmó este viernes Naciones Unidas.

El Gobierno talibán escribió esta semana a la organización pidiendo participar en la Asamblea, que finaliza el próximo lunes, y notificando el reemplazo del actual representante, Ghulam Isaczai, quien se había presentado como el líder de la delegación del país en la cita.

Desde el principio, la solicitud de los talibanes tenía pocos visos de prosperar, ya que en caso de conflicto como este, la decisión sobre quién debe representar a un país corresponde a un comité de la Asamblea que no acostumbra a reunirse hasta noviembre y que opera por consenso.

Nada impediría que ese órgano se sentase antes y Suecia -que lo preside actualmente- no ha querido hacer ningún tipo de comentario sobre una posible reunión, pero no se espera que haya ningún movimiento antes de que finalicen los debates de la Asamblea.

Hoy, la ONU confirmó que por el momento Isaczai es quien figura como representante de Afganistán en la lista de oradores preparada para el próximo lunes, cuando será el turno del país.

La intención de los talibanes era poder intervenir en esta Asamblea para "iniciar interacciones y relaciones diplomáticas" con otros países, según explicó este miércoles a Efe su portavoz Bilal Karimi.

Las nuevas autoridades de Kabul, que no han sido reconocidas internacionalmente pero que mantienen ya contactos con muchos Gobiernos, han nominado a su actual portavoz en Catar, Suhail Shaheen, como embajador en Naciones Unidas.

Está por ver aún si Shaheen podrá o no asumir su cargo, pues la cuestión quedará en manos del citado comité de credenciales, que dejó en el limbo los intentos de los talibanes de obtener representación cuando controlaron Afganistán entre 1996 y 2001.