Se trata de la primera vez que los talibanes prohíben oficialmente las manifestaciones desde que capturaron Kabul el pasado 15 de agosto

Kabul.- Los talibanes prohibieron este lunes las manifestaciones planeadas en el este de Afganistán en apoyo a la bandera tricolor afgana, que ha sido reemplazada por la insignia blanca de los islamistas, el mismo día que anunciaron la conquista de la última de las 34 provincias que no estaba bajo su control.

"Los residentes de la ciudad de Jalalabad y otras zonas en el este de Afganistán habían planeado manifestaciones en apoyo de la bandera nacional, pero los talibanes decidieron prohibir estas protestas y ordenar a las fuerzas de seguridad que dispersen cualquier grupo de manifestantes", dijo a Efe bajo condición de anonimato un funcionario de la provincia de Nangarhar, de la que Jalalabad es su capital.

El gobernador de Nangarhar advirtió por su parte "formalmente" en un comunicado "contra aquellos que pretenden perturbar la seguridad por medio de protestas" y recordó que "nadie puede reunirse y organizar manifestaciones".

"Si cualquier persona sale a las calles, se enfrentará a la acción estricta de las fuerzas de seguridad y no podrá quejarse", zanjó el gobernador.

La prohibición de la formación insurgente llega antes de las manifestaciones previstas en el este de Afganistán en defensa de la bandera tricolor afgana, que los talibanes han sustituido en el país asiático por su propia insignia de color blanco.

"Hemos estado preparando protestas en la ciudad de Jalalabad y otras partes del este de Afganistán para pedir a los talibanes que no cambien la bandera nacional", dijo a Efe Khalil Rahman, un residente de la capital de Nangarhar involucrado en la organización de las manifestaciones.

"Nuestra bandera tricolor ha representado a Afganistán en el mundo durante las últimas dos décadas y forma parte de la identidad de los afganos. Ahora los talibanes están intentado cambiarla por su propia bandera y esa es la mayor injusticia contra nuestra nación", añadió Rahman.

Se trata de la primera vez que los talibanes prohíben oficialmente las manifestaciones desde que capturaron Kabul el pasado 15 de agosto, tras una rápida ofensiva militar en el marco de la retirada de las tropas de Estados Unidos y de la OTAN.

En las últimas semanas el país ha registrado manifestaciones en varias provincias, incluyendo tres protestas lideradas por mujeres para reclamar a los islamistas sus derechos.

La organización de manifestaciones estuvo estrictamente prohibida bajo el anterior régimen talibán entre 1996 y 2001.

La prohibición de las manifestaciones se dio a conocer el mismo día en que los talibanes aseguraron que sus combatientes habían logrado la conquista de la norteña provincia de Panjshir, la única de las 34 regiones afganas que no había caído en manos insurgentes y que permanecía defendida por las fuerzas de la resistencia.