BRASIL.- El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva rechazó hoy la denuncia por corrupción y lavado de dinero de la Fiscalía y, en un irónico y largo pronunciamiento de marcado carácter político, dijo que si le prueban algún delito irá caminando hasta la comisaría para su detención.

"Prueben e iré caminando para ser detenido en Curitiba", afirmó el ex jefe de Estado al citar la ciudad desde donde la Fiscalía lidera las investigaciones sobre el gigantesco escándalo de corrupción en la petrolera Petrobras.

Desde nuestra Alianza Informativa Latinoamericana, Beatriz Correa tiene los detalles desde Brasil.