La decisión fue tomada por un juez del estado de Illinois, Estados Unidos, en una audiencia sobre las condiciones de manutención del hijo de una pareja divorciada.

REDACCIÓN.- Cuando Rebecca Firlit acudió a principios de mes a una vista judicial virtual con su ex marido, la madre de Chicago esperaba que el proceso se centrara en la manutención de los hijos. Pero el juez tenía otros planes.

“Una de las primeras cosas que me preguntó fue si estaba o no vacunada”, dijo Firlit, de 39 años, al Chicago Sun-Times.

No lo estaba, dijo, explicando que ha tenido “reacciones adversas a las vacunas en el pasado” y que un médico le aconsejó que no se vacunara contra el coronavirus. “Supone un riesgo”, añadió.

El juez del condado de Cook, James Shapiro, tomó entonces lo que los abogados de los padres calificaron como una decisión sin precedentes: dijo que la madre no podía ver a su hijo de 11 años hasta que se vacunara. El padre del niño está vacunado, informó el Sun-Times.

Firlit está apelando la decisión del juez. Su abogada, Annette Fernholz, que no respondió inmediatamente a la solicitud de comentarios de The Washington Post a última hora del domingo, dijo a la cadena de televisión WFLD que el fallo era una extralimitación. “El padre ni siquiera presentó este asunto ante el tribunal”, dijo Fernholz. “Así que es el juez por su cuenta quien toma esta decisión de que no pueda ver a su hijo hasta que sea vacunada”.

Los jueces de otros estados han concedido sentencias menores a los acusados que optan por vacunarse, o han exigido la vacuna como condición para la salida de prisión de algunos reclusos. Un juez del 19º Tribunal del Distrito Judicial de East Baton Rouge ofreció a algunos acusados la opción de vacunarse en lugar de realizar horas de servicio comunitario.

Dos jueces de Ohio también han ordenado que algunas personas reciban la vacuna como condición para su libertad condicional. Del mismo modo, dos jueces de Georgia están reduciendo las condenas de algunos delincuentes que se vacunan. En Nueva York, los jueces del Bronx y de Manhattan han ordenado que los acusados se vacunen como parte de su rehabilitación y como condición para solicitar la libertad bajo fianza, respectivamente.

Pero la sentencia del juez de Chicago parece ser la primera de este tipo. Firlit y su ex marido, Matthew Duiven, llevan siete años divorciados, según WFLD. Los documentos judiciales muestran que han compartido la custodia de su hijo de 11 años desde junio de 2014.

Ni Firlit ni Duiven respondieron inmediatamente a la solicitud de comentarios de The Post a última hora del domingo.

La audiencia del 10 de agosto no tenía nada que ver con la revisión del acuerdo de custodia, dijo el abogado de Firlit, por lo que nadie esperaba que el juez preguntara a la madre del niño si estaba vacunada. Firlit dijo que estaba desconcertada por la pregunta del juez.

“Estaba confundida porque se suponía que sólo era sobre los gastos y la manutención del niño”, dijo al Sun-Times. “Le pregunté qué tenía que ver con la audiencia, y me dijo: ‘Yo soy el juez y tomo las decisiones de tu caso’”.

El juez le revocó entonces la custodia de su hijo hasta que estuviera completamente vacunada. Firlit no indicó si se vacunará, pero dijo que está apelando la decisión porque cree que el juez se extralimitó en sus funciones. Añadió que alejar a un hijo de su madre está “mal”.

“Creo que está dividiendo a las familias”, dijo Firlit a WFLD. “Y creo que no es lo mejor para mi hijo estar lejos de su madre”.

El abogado del padre, Jeffery M. Leving, que no respondió inmediatamente a la solicitud de comentarios de The Post a última hora del domingo, dijo que no esperaba que el juez preguntara por las vacunas o cambiara el acuerdo de custodia. Pero dijo que apoyaba la decisión del juez. “Hay niños que han muerto por culpa del covid”, dijo Leving. “Creo que todos los niños deberían estar seguros. Y estoy de acuerdo en que la madre debe ser vacunada”.

En los últimos meses, el número de niños que han contraído la variante delta, altamente contagiosa, ha aumentado exponencialmente, según la Academia Americana de Pediatría. La Academia Americana de Médicos de Familia también ha advertido que existe un riesgo creciente de que los niños no vacunados sufran “impactos graves y duraderos” en su salud.

Firlit dijo que está luchando con la separación de su hijo, con quien sólo puede comunicarse por teléfono. “Hablo con él todos los días”, dijo al Sun-Times. “Llora, me echa de menos”.

Fuente: Infobae