De Blasio ya había cuestionado al mandatario sudamericano, que llegó a Nueva York días atrás para participar en la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) como el único líder en hacerlo sin haberse vacunado.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Después de la polémica y los cuestionamientos que desató la decisión de la primera dama brasileña, Michelle Bolsonaro, de vacunarse contra el coronavirus en Nueva York, el alcalde de esa ciudad, Bill de Blasio, le pidió que convenza al presidente, Jair Bolsonaro, de que lo haga para que deje de ser "un peligro para los demás".

"Envíe a su esposo a vacunarse también para que deje de ser un peligro para los demás", tuiteó De Blasio al compartir una noticia de The New York Times sobre la inoculación de Michelle Bolsonaro.

Send your husband to get vaccinated too so he can stop being a danger to others. https://t.co/iI1gGaqzoe

La vacunación en Estados Unidos de la primera dama generó polémica en Brasil, luego de que políticos e infectólogos opinaran que fue una acción "absurda" y de "desprecio" al Sistema Único de Salud brasileño (SUS) y al Programa Nacional de Inmunización (PNI), reseñó la agencia de noticias Sputnik.

El mandatario brasileño justificó la decisión de su esposa señalando que era una decisión personal: "Mi mujer (Michelle Bolsonaro), por ejemplo, decidió tomarla en Estados Unidos. Yo no la tomé", declaró Bolsonaro en una entrevista publicada por la revista Veja.

De haberlo querido, la primera dama podría haberse vacunado en Brasilia, donde la inmunización contra el coronavirus para su edad (39 años) está disponible desde el 23 de julio.

De Blasio ya había cuestionado al mandatario sudamericano, que llegó a Nueva York días atrás para participar en la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) como el único líder en hacerlo sin haberse vacunado.

La asistencia de Bolsonaro a la cita anual incluso se había puesto en duda por su condición de no vacunado, pero Naciones Unidas le garantizó la presencia dado que su sede tiene territorialidad propia, si bien está emplazada en Nueva York.

En cambio, para moverse por la ciudad el brasileño tuvo que respetar las medidas que rigen para los lugares públicos neoyorquinos, y en esa condición apareció comiendo pizza parado en una vereda, frente a un local gastronómico, ya que tenía prohibido el ingreso por no contar con inmunización anticovid.