En Nueva York, que con más de 23 mil víctimas llegó a ser considerada en un momento el epicentro de la pandemia, las autoridades consideran que han superado el pico de contagios, pero la crisis funeraria y en las morgues aún tiene secuelas.

REDACCION INTERNACIONAL.- En Nueva York, que con más de 23 mil víctimas llegó a ser considerada en un momento el epicentro de la pandemia, las autoridades consideran que han superado el pico de contagios, pero la crisis funeraria y en las morgues aún tiene secuelas.