Debido a los bombardeos y ataques de diferente índole por parte de las tropas rusas, al menos 1.018 instituciones educativas también resultaron dañadas.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El número de niños fallecidos en Ucrania desde que los rusos invadieron el país, el pasado 24 de febrero, ha alcanzado la cifra de 205, según datos publicados este lunes por la oficina del Fiscal General ucraniano en su cuenta de Telegram.

El comunicado precisa además que al menos 362 niños han resultado heridos debido a “la agresión armada a gran escala por parte de la Federación Rusa”, señala la Fiscalía sobre unas cifras que no han podido ser confirmadas por una fuente independiente.

El organismo judicial explica que estos datos “no son definitivos, ya que se está trabajando para cuantificar” con exactitud el número de víctimas en lugares donde las hostilidades por parte del ejército ruso son “activas, en los territorios temporalmente ocupados y en los que han sido liberados”.

Según estos datos oficiales de los fiscales de menores, los lugares en los que se produjeron más decesos fueron la región de Donetsk, en el sureste, donde ha muerto 117 niños, seguido de Kiev, donde fallecieron 107, y Kharkiv (este), donde han muerto 91.

Debido a los bombardeos y ataques de diferente índole por parte de las tropas rusas, al menos 1.018 instituciones educativas también resultaron dañadas, de las cuales 95 quedaron completamente destruidas.

Asimismo, las autoridades de Ucrania han denunciado este lunes el impacto en Leopolis (oeste) de cinco misiles disparados por Rusia, sin que por el momento haya informaciones sobre víctimas, en el marco de la guerra desatada el 24 de febrero por la orden de invasión dada por el presidente ruso, Vladimir Putin.

“Cinco misiles han impactado en Leópolis”, ha dicho el alcalde de la ciudad, Andrey Sadovy, a través de su cuenta en Telegram. “Los servicios relevantes han salido hacia el lugar. Estamos buscando nueva información”, ha destacado en su mensaje.

Asimismo, el jefe de la Administración Militar Regional de Leopolis, Maksim Kozitski, ha confirmado cuatro impactos, sin dar más detalles, al tiempo que ha reclamado a la población que permanezca en los refugios ante posibles nuevos bombardeos.

La ciudad de Leópolis, situada cerca de la frontera con Polonia, ha permanecido hasta ahora prácticamente intacta por el conflicto, con un único ataque en los alrededores desde el estallido de la guerra. Por el momento se desconocen cuáles han sido los objetivos alcanzados.

Por otra parte, el jefe de la Administración Militar Regional de Dnipropetrovsk, Valentin Reznichenko, ha asegurado que las fuerzas rusas han bombardeado la zona, si bien ha matizado que “el 60 por ciento de los misiles fueron derribados por la defensa antiaérea”.