Fuente Externa

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- La madre que estranguló a su hijo de 10 años de edad, porque pensó que sus orejas le estaban arruinando la vida, se enfrenta a cargos de asesinato en Turquía, informa «The Mirror».

Nuray Sacan, de 37 años, había pagado al niño una operación de cirugía estética en el hospital Gazi, de la capital turca, debido a que su hijo había sufrido años de acoso y burlas a causa de sus oídos. Sin embargo, cuando vio el resultado, aseguró no estar contenta con cómo había quedado.

La mujer, asfixió al niño en el cuarto de baño del hospital con una bufanda, a primera hora de la mañana. Minutos más tarde, fue sorprendida huyendo del hospital en su coche.

Sacan confesó el asesinato mientras volvía al hospital en ambulancia, ya que en su intento de huída impactó contra otro vehículo.

«Se puso muy feo. Se habría sentido aún más avergonzado con sus amigos. Lo hice para salvarle de tal vergüenza», declaró Nuray ante las autoridades.

El cirujano jefe del hospital Gazi, el doctor Kadri Altok, no dudó en pronunciarse ante las palabras de Sacan. «No podemos entender lo ocurrido. La madre del niño no parecía tener ningún problema psicológico y la operación salió a la perfección», manifestó.