El tercer hombre se quedó en el lugar, sentado en el suelo y sin ofrecer resistencia. Sin embargo, como se ve en las grabaciones de las cámaras corporales, los agentes lo trataron como si fuera preciso detenerlo a la fuerza.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Dos oficiales de la Policía de Aurora (Illinois, EE.UU.) enfrentan diversos cargos por el arresto violento de un sospechoso que no oponía resistencia, anunció este martes durante una rueda de prensa la jefa del cuerpo, Vanessa Wilson.

Los hechos ocurrieron el pasado viernes. Los agentes John Haubert y Francine Martínez atendían una llamada en relación con un ingreso no autorizado a un apartamento y se acercaron a tres individuos que estaban sentados en una acera cercana. Por algún motivo entendieron que había contra ellos órdenes de arresto y trataron de detenerlos, pero dos huyeron.

El tercer hombre se quedó en el lugar, sentado en el suelo y sin ofrecer resistencia. Sin embargo, como se ve en las grabaciones de las cámaras corporales, los agentes lo trataron como si fuera preciso detenerlo a la fuerza.

En particular, cuando el sospechoso se tumbó boca abajo, como le fue ordenado por los policías, Haubert le puso su pistola en la cabeza. Y cuando el hombre intentó darse vuelta, diciendo que no había contra él orden de arresto, el agente lo golpeó al menos siete veces en la cabeza con su pistola, exigiendo que se tumbara boca abajo. En las imágenes se ve y escucha al detenido decir: "¡Me está matando!". Luego, Haubert lo estrangula con una mano durante 39 segundos, hasta que el hombre empieza a dar signos de asfixia.

ADVERTENCIA: LAS SIGUIENTES IMÁGENES PUEDEN HERIR SU SENSIBILIDAD

En minutos, al lugar llegan refuerzos. Otro oficial usa un táser contra el detenido y los policías lo esposan.

Después del arresto, el sospechoso fue hospitalizado. Algunas de las heridas en su cabeza tuvieron que ser suturadas. Su nombre no ha sido revelado.

En cuanto a los oficiales, Haubert fue acusado de intento de asalto en primer grado, asalto en segundo grado y amenaza de delito grave, además de tres cargos por delito menor. Por su parte, a Martínez se le culpa de no intervenir en los hechos. Ambos fueron arrestados, pero salieron de la cárcel tras pagar una fianza.

Fuente: actualidad.rt.com