Otro profesional de la salud aseguró a la familia que el penoso incidente resultó "beneficioso", porque el niño nació con un hemangioma y que se "ahorraron" unos 1,500.00 dólares.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Una joven de 19 años de Mexicali denunció que durante su cesárea los médicos que le asistieron cortaron una de las orejas de su bebé, al realizar el parto a la luz de tres celulares, cuando un apagón se cernía sobre la ciudad del estado de Baja California, fronterizo con Estados Unidos.

El terrible suceso que entristeció la llegada del nuevo miembro de la familia tuvo lugar en la Clínica Internacional de Especialidades en Mexicali, el pasado 6 de junio.

La madre del infante, Karla Araceli Urizandi Martínez, presentó una denuncia ante los delitos de responsabilidad médica y técnica, o lo que resulte, ante la Fiscalía General del Estado, luego de que los médicos involucrados y las autoridades de la clínica no le dieran una respuesta clara de lo sucedido a su bebé Julián Adriel.

“Lo único que pedimos es que esclarezcan lo que pasó y si hubo una negligencia que las autoridades se encarguen”, declaró a Noticieros Televisa Sonia Martínez, la abuela del bebé.

Y es que al bebé le cortaron parte de su oreja izquierda y un hemangioma (tumoraciones vasculares benignas), que mantiene hinchada parte de su cabeza. El menor se encuentra delicado, pero estable, por lo que los familiares urgen por que los

Alumbraron cesárea con la luz de tres celulares

La cesárea de Karla estaba programada a las 11:00 horas del 6 de junio, pero los médicos la retrasaron hasta las 12:40, momentos después, cuando ya le habían aplicado la anestesia, se registró un apagón en la colonia Pueblo Nuevo, ubicada en Mexicali. Ella pidió a los médicos que no realizaran la cirugía, pero le dijeron que no había problema y procedieron.

“No me quiero operar así, sin luz, tengo mucho miedo. No me quiero morir”, expresó Karla Araceli a los médicos, de acuerdo a lo declarado por la propia joven a Milenio Televisión.

Ella le suplicó a su médico David Santoyo Alanís que no la operará, pero otro colega que estaba en el quirófano, le dijo que no había problema y prosiguieron con la operación, la cual fue alumbrada con tres celulares.

Médico aseguró que contaban con subestación eléctrica

El doctor Santoyo salió a decirle a la familia de Karla Araceli que la cesárea se realizaría a pesar del apagón ya que el quirófano estaba alumbrado, debido a que la clínica privada tenía subestación eléctrica, lo cual era mentira.

El momento del nacimiento fue grabado con el celular del personal médico, el cual está circulando en las redes sociales, donde se muestra que cargan al bebé y lo envuelven en una sábana blanca, pero se aprecia que el menor está sangrando de la oreja.

El médico Santoyo salió después del quirófano para decirles que al bebé le cortaron la oreja, pero que él no había sido y sin más explicaciones, se retiró del lugar.

“Dice mi yerno que sale el doctor Alanis y le dice ‘le cortaron la orejita al bebé, pero yo no fui, no sé quién fue”, aseguró la abuela del bebé a Noticieros Televisa.

En las redes sociales circulan imágenes del bebé con sus heridas en la oreja izquierda, lo cual ha provocado indignación en las redes sociales.

Al día siguiente, otro médico le informó a la familia que el bebé nació con un hemangioma cerca de la oreja y que tuvo reconstruir esa parte del cuerpo, que incluso se “ahorraron” cerca de $1,500 dólares por la cirugía.

“Va un doctor le dice: es que tu niño nació con un hemangioma y al momento en que le cortaron su orejita se reventó, se la tuve que reconstruir, te ahorraste 30 mil pesos (unos $1,500 dólares)”, denunció la abuela del menor.

Los padres escribieron una carta en primera persona, a nombre del pequeño Julián Adriel explicando lo sucedido y exigiendo a las autoridades se haga justicia en su caso.

El menor se encuentra delicado, pero estable informó su familia.

Fuente: Diario NY