Fuente externa

TEHERÁN.- Los medios de comunicación y los analistas políticos iraníes reaccionaron hoy con alegría y satisfacción ante el anuncio del acuerdo nuclear alcanzado entre Teherán y las potencias del Grupo 5+1, interpretado como un triunfo para Irán y muy particularmente de sus negociadores en Viena.

Los medios digitales y la televisión iraní realizaron una cobertura exhaustiva del anuncio de pacto y subrayaron, una y otra vez, como logros del país tanto el reconocimiento internacional recibido para su programa nuclear como el fin de las sanciones que lastran la economía.

Destaca la ausencia absoluta de críticas al acuerdo, que no pudieron verse ni siquiera entre los habitualmente locuaces representantes de los sectores más recalcitrantes ante cualquier acercamiento con Occidente del Parlamento iraní.

Este silencio sí fue aprovechado por los partidarios del Gobierno de Hasán Rohaní y de su ministro de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, para cargar contra estos sectores, simpatizantes del expresidente Mahmud Ahmadineyad (2005-2013).

El diputado Golamalí Yafarzadeh Imenabadí pidió en la página web del Parlamento a estos "extremistas y preocupados" que "pidan perdón a Dios" por la "opresión" que ejercieron al equipo negociador y que esta jornada "estaban callados".

Otro destacado diputado, Masud Pezashkian, declaró a la agencia oficial IRNA que "los 'preocupados' ya no tienen nada que decir".

El que se llevó todos los parabienes fue el ministro Zarif, uno de los políticos favoritos del país y al que un comentarista en la televisión pública definió como "un secretario general de las Naciones Unidas ideal", un puesto al que accedería sin problemas, "sino fuera porque es iraní".

Siguiendo las palabras que el propio Zarif puso en las redes sociales, los medios destacaron este "triunfo de la diplomacia" y de la "paz para el mundo" y no cesaron de repetir las alabanzas que el acuerdo recibió nada más anunciarse desde todos los puntos del planeta.