MADRID, España.- Miles de personas, educadores, alumnos y padres de familia, se manifestaron este miércoles en Madrid y otras ciudades del territorio español para protestar, tres días antes de las elecciones generales del próximo domingo, por los "recortes" de docentes y para reivindicar una escuela pública de calidad.

La jornada de movilización de hoy, a la que se unieron los estudiantes de más de treinta universidades, ha sido la octava desde septiembre pasado, cuando la llamada 'marea verde' -por las camisetas que visten los manifestantes- salió a las calles con lemas como "La educación no es gasto es inversión. No a los recortes".

La movilización universitaria, a la que también estaban llamados profesorado y otro personal, ha sido la primera simultánea en varias regiones contra los "recortes" y la "privatización" de la educación pública.

Las protestas en la capital española se originaron en septiembre pasado tras el anuncio de las autoridades madrileñas de Educación de una serie de medidas para el curso 2011/2012 que contemplan un incremento del horario lectivo de los profesores de secundaria de 18 a 20 horas y la supresión de 3.300 docentes interinos.

Según los sindicatos, entre 40.000 y 50.000 educadores interinos se verían afectados si la medida se generalizara en toda España.

Hoy, en Madrid, con menos participación de alumnos y más profesores que en anteriores convocatorias, la marcha, acompañada de algunas organizaciones sindicales, coreaba consignas como "Lo llaman esperanza y no lo es" y pedían la dimisión de la consejera de Educación, Lucía Figar, y de la presidenta regional, Esperanza Aguirre.

En el transcurso de la marcha, esta manifestación se encontró y fusionó con la de seis universidades públicas madrileñas, convocada por las asociaciones "Toma la facultad" y "La Educación se defiende".

Por otra parte, unos 250 alumnos de la Universidad Complutense de Madrid interrumpieron durante media hora el tráfico en una autopista cercana al campus y al Palacio de la Moncloa -sede del Gobierno- para protestar contra los ataques que, dicen, está recibiendo la educación pública.

En Sevilla y en otras ciudades de Andalucía -Cádiz, Jaén, Huelva y Granada- varios centenares de jóvenes protagonizaron una marcha lúdica y reivindicativa en defensa de la enseñanza pública bajo el lema "Nuestro futuro no se vende, se defiende".

En el manifiesto leído en Sevilla, los estudiantes dicen que no son "culpables de una crisis que es global" y "Luchamos por lo que no están quitando y por lo que nunca hemos tenido".

Las calles de Barcelona también fueron escenario de manifestaciones; unas 10.000 personas asistieron a una marcha que comenzó con una "sentada" en la céntrica Gran Vía, delante del edificio histórico de la Universidad de Barcelona, y que paralizó parte del tráfico en el centro de la ciudad.

En Salamanca, ciudad de estudiantes por antonomasia, el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, expresó su postura favorable a abordar "el conflicto" generado en las comunidades educativas ante los recortes "por la vía del acuerdo y del diálogo".

El ministro dijo que lo que hay que hacer "es trabajar con una mayor coordinación" entre las regiones y "más solidaridad entre todas ellas", y añadió que los recortes en Educación "no son buenos" y que en España no sobra ningún profesor