Las autoridades federales aseguraron que “este tipo de cojines y los productos tipo almohada no son seguros para el sueño de los bebés debido al riesgo de asfixia".

REDACCIÓN.- Fueron retiradas del mercado las almohadas para recién nacidos de la empresa The Boppy Company, vendidas en la tienda Pottery Barn, luego de que en los últimos cinco años hayan muerto ocho bebés por asfixia mientras utilizaban esos productos.

Según un comunicado de la Comisión de Seguridad de los Productos del Consumidor (CPSC, por sus siglas en inglés), las muertes se originaron entre diciembre de 2015 y junio de 2020, presumiblemente después de que los bebés se durmieran de lado o boca abajo en estas almohadas.

Los cojines retirados fueron los de la serie Boppy Original, Boppy Preferred Newborn Loungers y Pottery Barn Kids Boppy Newborn Loungers.

La CPSC pidió recientemente que todos los productos para dormir a los bebés cumplan las normas de seguridad federales antes de mediados de 2022, cerrando así los vacíos legales que permitían la venta de algunas superficies para dormir potencialmente peligrosas.

"Los padres y cuidadores nunca deben añadir mantas, almohadas, protectores de cuna acolchados u otros elementos en el lugar de descanso del bebé. Los bebés deben dormir siempre boca arriba", indicó la CPSC.

También, la agencia federal está analizando la seguridad de otros productos para bebés que no están diseñados para dormir, en principio cualquiera que no tenga una superficie rígida y plana, según informó el diario The Washington Post.