PARÍS.-El ministro de Educación de Francia, Michel Blanquer, consideró que las escuelas deben seguir abiertas, a pesar del agravamiento de la epidemia de covid en el país, y deseó que en abril se pueda comenzar a vacunar a los profesores.


En una entrevista publicada este domingo en "Le Parisien", Blanquer también propuso algunas medidas para frenar el crecimiento violencia entre menores de edad, reflejada en mortales peleas callejeras entre pandillas y trágicos episodios de acoso escolar.


"La escuela es lo último que habría que cerrar, porque es la institución más importante, situada en el corazón de la sociedad. No se pueden cerrar las escuelas si antes no lo hemos intentado todo y todo lo que hemos intentado no ha sido suficiente", refirió el ministro.


Francia, donde la saturación de los hospitales se ha agravado en los últimos días paralelamente a un aumento de la incidencia de la enfermedad, es uno de los países europeos que ha mantenido más tiempo abiertas sus escuelas durante el último año de la crisis sanitaria de la covid.


Desde el inicio de la pandemia, Blanquer ha sido uno de los firmes defensores para mantener las clases presenciales y, en el último confinamiento estricto en noviembre de 2020, logró influir en la decisión del presidente Emmanuel Macron, quien optó por mantener los centros abiertos.


El ministro sostuvo que los datos han demostrado que las escuelas abiertas no han sido focos de expansión de la enfermedad y reconoció que una de las concesiones que haría sería la de cerrar los comedores.


Blanquer asumió que la vacunación entre los profesores no comenzará en marzo, como habría deseado, pero adelantó que "hará todo lo que esté en su mano" para que los profesores sean inmunizados en abril, con la prevista llegada de nuevas remesas de vacunas.


Acerca de la violencia pandillera y el acoso escolar, que han resultado en la muerte de cuatro adolescentes en el último mes, el titular de Educación juzgó que existe "la dimensión preventiva y la represiva" para combatir estos fenómenos, que se habrían agravado aún más si los chavales hubiesen estado más tiempo sin escuela.