La ola de violencia que ya ha cobrado unas 600 vidas este año en tiroteos en Nueva York llegó a una iglesia evangélica, donde uno de sus empleados murió baleado.

REDACCION.-La ola de violencia que ya ha cobrado unas 600 vidas este año en tiroteos en Nueva York llegó a una iglesia evangélica, donde uno de sus empleados murió baleado.