Valdir Segato era famoso en redes sociales por sus enormes músculos. Ignoró las advertencias médicas para conseguir su aspecto físico y falleció a los 55 años de edad.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Murió Valdir Segato el culturista brasileño, de 55 años, que falleció justo el día que celebraba su cumpleaños.

De acuerdo con versiones de sus familiares, el hombre se habría sentido indispuesto durante su cumpleaños, por lo que fue llevado a un hospital donde posteriormente se habría complicado su estado de salud.

Su enorme musculatura lo había llevado a convertirse en un fenómeno en las redes sociales. El deceso se produjo por un exceso de inyecciones de una sustancia conocida como Synthol.

Valdir Segato había estado usando durante años unas peligrosas inyecciones de Synthol en sus músculos para generar una inflamación en estos, y a simple vista lo hacía parecer ‘hinchado’ por el ejercicio.

Por un largo tiempo, este hombre fue advertido por cibernautas en las redes sociales y profesionales de la salud que afirmaban que se podía estar arriesgando a causar derrames cerebrales e infecciones, por querer obtener enormes bíceps, pectorales y músculos de la espalda.

El ‘Hulk brasileño’ había afirmado que la inspiración de su cuerpo era por el famoso actor Arnold Schwarzenegger y quería inspirarse en personajes ficticios como ‘Hulk’.

“Me llaman Hulk, Schwarzenegger y He-Man todo el tiempo y eso me gusta. He duplicado mis bíceps pero todavía quiero ser más grande”, resaltó Valdir durante una entrevista al diario Daily Mail en el año 2016.

Sus bíceps se hincharon hasta 23 pulgadas después de que comenzó a inyectarse y hace seis años fue advertido que si continuaba usándolas se podría enfrentar a una amputación de una de sus extremidades, desfiguración facial o al menos daños en su sistema nervioso.

El culturista que tenía 1,7 millones de seguidores en TikTok vivía una vida aislada y un poco solitaria, según cuentan sus familiares, había alquilado una casa en la parte trasera del hogar de sus padres y el día de su muerte llegó casi que arrastrándose hasta la puerta de su madre.

Luego de tocar pidió ayuda desesperadamente porque no podía respirar y sentía que se estaba muriendo.