Médicos que atendieron a Pérez le entregaron el carné de identidad a las autoridades, y así se supo que se trataba del mismo agresor.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Un presunto pandillero que el domingo golpeó por la espalda a una mujer policía en las gradas del Estadio Olímpico Metropolitano, tras finalizar el partido de la final del torneo hondureño Clausura entre el Real España y el Motagua, murió este martes en un enfrentamiento con fuerzas policiales que lo buscaban.

Se trata de Wilson Ariel Pérez, de 21 años, quien sería uno de los centenares de aficionados del Real España que protagonizaron incidentes violentos en las gradas y la cancha del Estadio Olímpico Metropolitano, de San Pedro Sula, norte de Honduras, indicó el portavoz de la Policía Nacional, Miguel Martínez.

La mujer policía rodó por las gradas después de la patada que le propinó el agresor, cuya imagen fue registrada por cámaras de seguridad del 911 que fueron difundidas por la Policía Nacional, que además ofreció una recompensa de 100.000 lempiras (unos 4.000 dólares) a quién brindara información sobre el presunto pandillero.

Las cámaras también mostraron otra imagen, en la cancha, en la que se ve que el mismo individuo le propina una patada por la espalda a uno de los árbitros del partido, en el que el Motagua se coronó campeón.

Según el portavoz de la Policía Nacional, Pérez era miembro de la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13) y murió luego de un enfrentamiento a tiros con agentes de la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAP), en el barrio Juan Lindo, de San Pedro Sula.

En ese barrio tiene mucha influencia la MS-13, añadió la misma fuente policial.

Martínez dijo que en el tiroteo también resultó herido un oficial de la Policía Nacional, que no identificó, "por seguridad", y que las fuerzas del orden se dieron cuenta en el hospital al que fue llevado el presunto pandillero, de que se trataba de la misma persona que agredió a la mujer policía y un árbitro.

Médicos que atendieron a Pérez le entregaron el carné de identidad a las autoridades, y así se supo que se trataba del mismo agresor en los hechos violentos registrados en el Estadio Olímpico Metropolitano, acotó Martínez.

El presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras (CODEH), Hugo Maldonado, lamentó la muerte de Pérez, de quien dijo que estaba intentando entregarse a las autoridades al saber que era buscado por cuerpos de seguridad del Estado.

Al respecto, el portavoz de la Policía Nacional indicó que ninguna de las patrullas de la institución tenía información de que Pérez quería entregarse y que, si así hubiera sido, debió hacerlo acompañado de su familia, no de otros miembros de la MS-13.