TRÍPOLI.- El hombre convicto por el ataque de Lockerbie en 1988, en el que una bomba explotó en un avión en el que murieron 270 personas, murió este domingo.

El libio Abdelbaset al-Megrahi era la única persona declarada culpable del ataque contra el avión de la aerolínea Pan Am. Condenado a cadena perpetua en 2001, fue liberado hace tres años.

Aunque se cree que sufría de cáncer, la liberación provocó muchas protestas, especialmente en Estados Unidos, donde el presidente Obama lo señaló como un error.

El ataque provocó la caída de un avión jumbo en la ciudad escocesa de Lockerbie, después de desintegrarse gran parte de éste en pleno vuelo.