Bogotá, Colombia.- El defensor del Pueblo de Colombia , Volmar Pérez, señalo este lunes que las muertes violentas de 16 personas ocurridas en las últimas semanas en el departamento de Norte de Santander, fronterizo con Venezuela, son por disputas de estructuras armadas que buscan el control de negocios ilícitos.

"El incremento de la criminalidad es el producto de las disputas de las estructuras armadas al margen de la ley por el control de los negocios ilícitos" en Cúcuta, la capital departamental, manifestó Pérez a periodistas.

Detalló que esas 16 muestres ocurridas en Cúcuta y Villa del Rosario "revelan la presencia de grupos armados ilegales en el área metropolitana de Cúcuta por la disputa y control de actividades ilegales vinculadas al narcotráfico, al contrabando y la extorsión".

Según Pérez, esas actividades ilegales se expresan en homicidios selectivos, actos de desaparición forzada y la eliminación de integrantes de bandas de delincuencia común y organizadas.

Recordó que el monitoreo del Sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría del Pueblo sobre la dinámica de la violencia demuestra la presencia de las nuevas estructuras armadas que buscan controlar "el narcotráfico, el lavado de activos, el contrabando de combustibles y la extorsión, entre otras actividades ilegales".

Indicó, además, que los problemas de violencia y de delincuencia se agudizan por factores estructurales como el deterioro del intercambio comercial entre Colombia y Venezuela