Los investigadores descartaron casi desde el principio que se tratase de criminales organizados o un secuestro para pedir un rescate y orientaron las pesquisas al ámbito familiar. 

ITALIA.- Una niña italiana de cinco años, cuya madre había denunciado su secuestro en un pueblo de la provincia de Catania, Sicilia, fue encontrada sin vida después de que la misma madre acompañase a las fuerzas del orden al lugar donde se encontraba el cadáver y allí mismo confesó su asesinato.

La noticia del hallazgo de Elena Del Pozzo fue confirmada por el fiscal de Catania, Carmelo Zuccaro, que explicó a los medios que el cadáver fue encontrado "por indicaciones de la madre" en medio de un campo abandonado casi a 200 metros de su casa.

"Durante un largo interrogatorio objetamos muchas incongruencias", añadió fiscal Zuccaro, que agregó que después la madre llevó a los investigadores al lugar donde se encontraba el cuerpo de la pequeña y tras volver a tomarle declaración confesó haber matado a su hija.

La joven madre, de unos 20 años, residente en la localidad de Mascalucia había denunciado que Elena, de 5 años, había sido secuestrada mientras estaba en el coche con ella en la pequeña localidad de Piano di Tremestieri Etneo, cuando tres encapuchados armados abrieron la puerta del vehículo y se llevaron a su hija.

La foto de la niña había sido difundida por las fuerzas del orden y publicada en todos los medios de comunicación en el intento de facilitar su paradero.

Los investigadores descartaron casi desde el principio que se tratase de criminales organizados o un secuestro para pedir un rescate y orientaron las pesquisas al ámbito familiar.