El marido pagó parte del rescate y las autoridades comprobaron que la mujer había accedido, directamente, a este dinero y estaba jugando al bingo. Fueron los policías los que la localizaron en una sala de juegos de azar gastando parte de su supuesto rescate. Los agentes detuvieron a la mujer por simulación de delito y extorsión.

Redacción Internacional.- La policía detuvo a una mujer de 47 años en España por fingir su propio secuestro y exigir un rescate de 6.000 euros. La arrestada inventó su rapto, consiguió que su marido enviara parte del capital exigido y utilizó el dinero para jugar al bingo.

Los hechos se remontan a la noche del pasado 4 de octubre cuando el marido de la supuesta víctima denunció en la comisaría de Badalona que había recibido diversas llamadas de su esposa y esta le había comunicado que estaba secuestrada y que los delincuentes exigían una recompensa de 6.000 euros para que la liberaran sana y salva. Se da la circunstancia de que en el momento en que tuvieron lugar los hechos, el marido se encontraba hospitalizado y no tenía contacto con su esposa.

Después de realizar diferentes comprobaciones, los agentes de Badalona se pusieron en contacto con la Unidad Central de Secuestros y Extorsiones de la policía catalana para que se hiciera cargo de la investigación. Esta revisó el caso y puso los hechos en conocimiento del juzgado.

El marido pagó parte del rescate y las autoridades comprobaron que la mujer había accedido, directamente, a este dinero y estaba jugando al bingo. Fueron los policías los que la localizaron en una sala de juegos de azar gastando parte de su supuesto rescate. Los agentes detuvieron a la mujer por simulación de delito y extorsión.

No es la primera ocasión en que los investigadores de esta unidad se encuentran con secuestros ficticios y los policías advierten de que son varias las denuncias “por secuestro donde la víctima dice estar o haber sido retenida por unos desconocidos, ya sea para obtener dinero para afrontar deudas o satisfacer sus necesidades”.

La detenida, tras declarar en comisaría, fue puesta en libertad a la espera de que el juez la llame a declarar.