La sanción, la tercera que recibe por este motivo en el municipio, llega cuando falta una semana para las elecciones legislativas, a las que Babis concurre como aspirante a primer ministro.

REPÚBLICA CHECA.- El primer ministro checo y una de las personas más ricas del país, Andrej Babis, ha sido multado con 10.000 euros por vulnerar la ley que impide a los miembros del Ejecutivo controlar medios de comunicación.

El político populista es dueño de Agrofert, una poderosa corporación agroindustrial en la que se incluyen también varios de los diarios más leídos de la República Checa, emisoras de radio y un canal de televisión.

La multa le ha sido impuesta por el Ayuntamiento de Cernosice, el municipio de 7.000 habitantes cerca de Praga donde Babis tiene registrado su domicilio.

La sanción, la tercera que recibe por este motivo en el municipio, llega cuando falta una semana para las elecciones legislativas, a las que Babis concurre como aspirante a primer ministro con su partido Alianza de Ciudadanos Descontentos, fundada en 2011.

Babis encabeza las encuestas aunque tendrá difícil formar gobierno, ya que sus directos rivales, dos coaliciones de centro derecha, han unido fuerzas para desbancarlo.

En 2017, con Babis como ministro de Finanzas, entró en vigor una enmienda a la ley sobre conflictos de interés que prohíbe a los miembros del Gobierno ser propietarios o participar en empresas de medios.

A raíz de esa ley, Babis aparcó sus activos en fondos fiduciarios, algo que el observatorio anticorrupción Transparencia Internacional (TI) no consideró suficiente, pues en su opinión el primer ministro ejerce control sobre los administradores de los fondos.

TI instó entonces al Ayuntamiento de Cernosice a abrir una investigación, que ha concluido en dos multas de 8.000 euros, que fueron anuladas posteriormente por una instancia administrativa superior.

Los abogados de Babis han anunciado que recurrirán también esta nueva sanción que, afirman, está motivada políticamente.