NUEVA YORK.- El personal médico que regrese a Nueva York y Nueva Jersey después de haber tratado a enfermos de ébola en África Occidental será puesto en cuarentena como medida de precaución, anunciaron este viernes los gobernadores de los dos estados.

La decisión llega después de que el jueves se diagnosticara el primer caso de ébola en Nueva York, un médico que regresó a la ciudad tras tratar a víctimas de la enfermedad en Guinea.

Hoy, además, fue aislada una mujer no identificada a su llegada al aeropuerto de Newark (Nueva Jersey), después de que se supiera que había estado en contacto con enfermos de ébola en algún país de África Occidental.

"Creemos que la cuarentena es la medida correcta", dijo en una conferencia de prensa el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, quien estaba acompañado por el de Nueva York, Andrew Cuomo.