El pasado enero, una treintena de funcionarios y funcionarias de la prisión fueron suspendidos por golpear "severamente" y abusar sexualmente de varias internas durante unos incidentes ocurridos el día 11 de ese mes.

NUEVA YORK.- El gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, anunció este lunes su intención de cerrar la controvertida prisión de mujeres de Edna Mahan, la única de este estado, y que acumula un largo expediente de denuncias de abusos y malos tratos a las presas.

"El Centro Penitenciario para Mujeres Edna Mahan tiene un largo historial de incidentes abusivos que se remontan a antes de nuestro Gobierno y, ahora, debemos comprometernos a romper por completo este patrón de mala conducta para servir mejor a las mujeres encarceladas confiadas al cuidado del estado", dijo Murphy en un comunicado en el que solicitó su cierre.

El pasado enero, una treintena de funcionarios y funcionarias de la prisión fueron suspendidos por golpear "severamente" y abusar sexualmente de varias internas durante unos incidentes ocurridos el día 11 de ese mes.

Diez de ellos (ocho hombres y dos mujeres) fueron imputados poco después de agresión o de encubrimiento. Uno de ellos está acusado de golpear a una interna en la cara en 28 ocasiones.

"Las personas bajo custodia estatal merecen ser tratadas con dignidad y respeto, y los funcionarios involucrados en ese incidente, tanto directa como indirectamente, abusaron de su poder para enviar un mensaje de que estaban al mando", dijo el gobernador en referencia a los hechos ocurridos en enero.

Murphy, que no dio fechas sobre el cierre definitivo del único centro penitenciario de mujeres del estado, se limitó a apuntar que el proceso se prolongará varios años.

El anuncio del gobernador de Nueva Jersey coincide con la publicación de un informe de 75 páginas que concluye que el personal penitenciario utilizó fuerza excesiva para sacar a los reclusas de sus celdas, falsificó informes sobre los incidentes y no los registró adecuadamente, informan varios medios locales.

Asimismo, recoge que el personal femenino no hizo nada por evitar que los trabajadores penitenciarios varones presenciaran los registros de presas que fueron desnudadas.