El tren al aeropuerto de LaGuardia, ubicado en el distrito neoyorquino de Queens, era uno de los proyectos de infraestructura estrella del exgobernador Andrew Cuomo, que se vio forzado a renunciar a su cargo tras una avalancha de acusaciones de abuso sexual, así como de malas prácticas.

Nueva York.- El estado de Nueva York paralizó el megaproyecto para construir un tren al aeropuerto de LaGuardia conocido como "LaGuardia AirTrain", valorado en 2.100 millones de dólares, y por el que compiten las constructoras españolas ACS y OHLA, en asociación con AECOM (EE.UU.) y Mitsubishi (Japón).

La Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey informó en un comunicado que había tomado esta decisión a petición de la gobernadora neoyorquina, Kathy Hochul, que solicitó que se investiguen alternativas al proyecto original.

"Por solicitud de la gobernadora Hochul, la Autoridad Portuaria está llevando a cabo una revisión exhaustiva de las posibles opciones alternativas de transporte público al aeropuerto de LaGuardia", asegura el comunicado.

La institución indicó que mantendrá contactos con expertos independientes y con las partes interesadas con la intención de concluir lo antes posible, pero sin renunciar a una revisión "rigurosa y exhaustiva".

"Durante la revisión, la Autoridad Portuaria deja en suspenso futuras acciones con respecto al proyecto LaGuardia AirTrain", apuntó la nota oficial.

El pasado agosto la Autoridad Portuaria anunció el nombre de los cuatro grupos finalistas que aspiran a la construcción del tren, entre ellos LGA Xpress Parteners, donde están incluidas las empresas presididas por Florentino Pérez y Luis Amodio.

En un principio, los cuatro equipos seleccionados deberán presentar sus propuestas antes de abril de 2022 y la selección definitiva está prevista para el verano del año que viene.

El tren al aeropuerto de LaGuardia, ubicado en el distrito neoyorquino de Queens, era uno de los proyectos de infraestructura estrella del exgobernador Andrew Cuomo, que se vio forzado a renunciar a su cargo tras una avalancha de acusaciones de abuso sexual, así como de malas prácticas.

La iniciativa había sido objeto de varias críticas lanzadas por políticos y por organizaciones de Queens que aseguraban que las autoridades habían descartado proyectos alternativos (algunos de ellos con menor impacto ambiental y menos costo) sin darles la atención necesaria.

Recientemente, el propio alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, enemigo declarado de Cuomo, insistió en que la dimisión del gobernador ofrecía la oportunidad de revisar todos sus proyectos.