WASHINGTON.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, agradeció este jueves al Congreso su 'rapidez y seriedad' a la hora de autorizar el armamento de los rebeldes sirios que luchan contra el Estado Islámico (EI), un 'elemento clave' de la estrategia de su Administración para frenar al grupo yihadista.

"Hoy hemos demostrado que las amenazas a Estados Unidos, las amenazas a nuestros aliados, no nos dividen, sino que nos unen", dijo Obama en una comparecencia no anunciada desde la Casa Blanca, después de que el Senado diera luz verde al entrenamiento de los rebeldes sirios.

El mandatario insistió en que las tropas estadounidenses "ni tienen ni tendrán" un rol de combate terrestre en Irak y Siria, y no hizo referencia alguna a cuándo comenzarán los ataques aéreos en Siria que anunció hace una semana dentro de su campaña para derrotar al Estado Islámico.