Foto de archivo

WASHINGTON, Estados Unidos.- El presidente de EE.UU., Barack Obama, urgió este miércoles a los líderes europeos a comprometerse más en la lucha global contra el ébola, durante una videoconferencia con los mandatarios de Alemania, Francia, Italia y el Reino Unido.

El "impacto" del brote de ébola en África Occidental es "trágico" y, por ello, Obama cree que todos los países deben hacer contribuciones "más significativas" para frenar el avance de la enfermedad, según detalló el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, en referencia a lo abordado en esa videoconferencia.

El portavoz reiteró, además, que "no está sobre la mesa en este momento" establecer una prohibición de entrada a EE.UU. para los pasajeros de vuelos procedentes de los países más afectados por el virus.

Tras esa videoconferencia, Francia anunció, por su parte, que pondrá en marcha un "dispositivo de controles" a la llegada de los vuelos que proceden de la "zona afectada por el virus" del ébola, sin especificar qué países.

En EE.UU., las autoridades también han decidido reforzar el control en los principales aeropuertos, donde a los pasajeros procedentes de África Occidental se les tomará la temperatura.

El aeropuerto neoyorquino JFK fue el primero en empezar a aplicar este fin de semana las nuevas medidas de seguridad y, a partir de este jueves, se unirán los de Newark Liberty (Nueva Jersey), el Dulles de Washington y los de Chicago y Atlanta.

Pocas horas antes de la videoconferencia con los líderes europeos, Obama habló por teléfono con el primer ministro japonés, Shinzo Abe.

Obama coincidió con Abe en la urgencia de que la comunidad internacional haga más para frenar el avance del ébola, "proporcionando personal, suministros y fondos", según informó la Casa Blanca.

De acuerdo con los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la epidemia ha causado ya 4,447 muertos y ha infectado a 8,914 personas.

Los países más afectados son Liberia, Sierra Leona y Guinea.