Foto de archivo.

WASHINGTON, Estados Unidos.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió este jueves un debate sobre el sistema migratorio del país "centrado en las esperanzas y no en los miedos" del pueblo estadounidense para lograr una solución integral y permanente.

Tras anunciar acciones ejecutivas unilaterales que evitarán la deportación de unos cinco millones de personas durante los próximos tres años, el presidente insistió en que sigue siendo necesario un marco legislativo aprobado por el Congreso.

"Quiero -reiteró- trabajar con ambos partidos para aprobar una solución legislativa más permanente. Y el día que firme ese proyecto de ley, las acciones que hoy tomo ya no serán necesarias".