Cannes, Francia.- El presidente de EE.UU., Barack Obama, afirmó hoy que Europa necesita "concretar más detalles de manera completa y decisiva" a su acuerdo para hacer frente a la crisis de la deuda.

Obama se reunió durante más de una hora con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, al margen de la cumbre del G20 (grupo de países desarrollados y emergentes), que se inaugura hoy en Cannes (Francia), para abordar sobre todo la estabilidad financiera mundial y la crisis de la deuda en Europa en particular, la gran protagonista de la reunión de líderes.

En declaraciones tras esa entrevista, el presidente estadounidense subrayó que la tarea más importante del G20, que se reunirá durante dos días en Cannes, es resolver la crisis europea.

Europa ha dado "pasos importantes para una solución extensa" a la crisis de la deuda en la eurozona, tras el acuerdo logrado en Bruselas la semana pasada, pero los europeos "tendrán que concretar más detalles" del plan de manera "completa y decisiva".

En este sentido, subrayó que en su conversación con Sarkozy ambos abordaron cómo resolver la situación en Grecia y aseguró que EEUU "colaborará con Europa" para resolver la situación.

El primer ministro griego, Yorgos Papandréu, convocó por sorpresa un referéndum sobre el acuerdo europeo, algo que ha sembrado la división en su Gobierno y el caos en los mercados. El jefe de Gobierno ha perdido la mayoría absoluta necesaria para superar una moción de confianza mañana y ha convocado una reunión de urgencia de su Gabinete.

Por su parte, Sarkozy subrayó tanto él como Obama trabajan para "erigir la unidad del G20" en la cumbre, que comienza con una "agenda cargada".

El presidente francés aseguró que los dos comparten un "análisis común" para que el mundo financiero contribuya a la resolución de la crisis.

Sarkozy alabó la "comprensión" de Obama, incluido en asuntos como gravar con impuestos las actividades, "donde hemos comparado nuestros puntos de vista".

"Creo encontrar un análisis común para hacer contribuir al mundo de las finanzas a una resolución de la crisis que afrontamos hoy", declaró el presidente francés