WASHINGTON, EE.UU.- El presidente de EE.UU., Barack Obama, ha avalado que un "Súper PAC" pro demócrata recaude fondos en favor de su reelección para "jugar con las mismas reglas" que sus rivales republicanos, apoyados desde hace tiempo por ese tipo de grupos que pueden recibir y gastar dinero sin límites en las campañas.

Obama asume con su bendición al "Súper PAC" conocido como Priorities USA Action y fundada por dos exasesores de la Casa Blanca un riesgo político, puesto que ha condenado reiteradamente que, a raíz de varios dictámenes judiciales de 2010, esos grupos puedan recibir y gastar fondos sin límites en campañas políticas.

Pero la campaña demócrata, que promueve la reelección de Obama en los comicios del 6 de noviembre, "no puede competir de forma efectiva" si juega "con un conjunto diferente de reglas" a las de los aspirantes republicanos, en cuyo apoyo varios "Súper PAC" ya han recaudado millones de dólares.

Así lo explicó hoy en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney. Es una "decisión estratégica debido a que las reglas son las que son, por desgracia", argumentó.

"No podemos permitir que haya dos conjuntos distintos de reglas en esta elección por las cuales el candidato republicano nominado es beneficiario de un gasto ilimitado y los demócratas estamos desarmados", expresó en un comunicado el director de campaña de Obama, Jim Messina.

Los Comités de Acción Política (PAC, en inglés), que datan de 1944, permiten que miembros de empresas y sindicatos y simpatizantes de un candidato creen un fondo común para financiar su campaña.

Bajo los "PAC", los estadounidenses pueden donar un máximo de 2.500 dólares directamente a un candidato presidencial.

En cambio, con los llamados "Súper PAC", los individuos, sindicatos y empresas pueden donar sin límites.

Aunque por ley los "Súper PAC" no pueden coordinarse directamente con un candidato, en la práctica terminan siendo una extensión de las campañas.

El "Súper PAC" conocido como Restore our Future, que apoya al aspirante presidencial republicano Mitt Romney, ha recibido dinero de banqueros, inversionistas y empresarios que, en su conjunto, dieron más de 30 millones de dólares en 2011, según la Comisión Federal Electoral (FEC, en inglés).

Otro de los candidatos, Newt Gingrich, tiene detrás al "Súper PAC" llamado Winning our Future, al que sólo Sheldon Adelson, un magnate de los casinos de Las Vegas, ha donado 10 millones de dólares.

Según Messina, funcionarios de la Casa Blanca y de la campaña de Obama podrán participar desde ahora en actos del "Súper PAC" pro demócrata, pero no pedir fondos para ese grupo. El vicepresidente, Joe Biden, y la primera dama, Michelle Obama, se mantendrán totalmente al margen de ese grupo.

Pese a todo, algunos demócratas ya han alertado de que ese aval de Obama al "Súper PAC" debilita su mensaje en favor de reformar el sistema de financiación de las campañas y, en consecuencia, su credibilidad ante los votantes más fieles.