El Papa Francisco, de 76 años

BOGOTÁ, Colombia.- El nuevo Papa, el argentino Jorge Bergoglio, desde ahora Francisco I, es un hombre estricto y "muy sencillo" que ama el fútbol y es hincha del club San Lorenzo, reveló hoy en Bogotá el obispo auxiliar de Buenos Aires, Raúl Martín, que ha trabajado a sus órdenes hasta ahora.

"Como jefe es un hombre muy sencillo, que no hace valer el hecho de ser jefe. Aunque es un hombre estricto que llama las cosas por su nombre sin ser un vigilante", manifestó a Caracol Televisión monseñor Martín.

El obispo auxiliar, que se encuentra en la capital colombiana con motivo de una reunión del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), expresó su satisfacción porque el cardenal primado de su país haya sido elegido Papa.

"Recibimos la noticia con mucha alegría por la cercanía, es que pensar en un Papa argentino pega fuerte, y yo supongo que en Buenos Aires habrán pensado que es algo increíble, no es una cosa muy común que el papa sea de tu país, se siente una emoción enorme, es una gran sorpresa", aseguró.

Martín habló de lo que ha sido trabajar hasta ahora con el cardenal Bergoglio.

"Somos seis obispos auxiliares en Buenos Aires y él (monseñor Bergoglio) ha sabido formar un equipo siendo cada uno distinto. Con él pudimos trabajar con absoluta verdad, con libertad de opinión y con la certeza de que siempre trabajó bien con todos", dijo.

El obispo argentino destacó también que Bergoglio "es serio y con un humor moderado", pero es "una persona cálida".

"Le gusta el fútbol, es hincha de San Lorenzo de Almagro, aunque no es fanático, pero sin lugar a dudas lo que más le gusta es ser santo", afirmó.

Martín comentó también que le sorprendió que el nuevo Papa haya escogido el nombre de Francisco I.

"El nuevo papa es un sacerdote jesuita, obispo de Buenos Aires, un hombre sencillo, no me sorprende el nombre, a pesar de que hubiera imaginado que por su raíces jesuitas se hubiera ido por el lado de Ignacio", comentó.

Martín mencionó que la elección de Francisco pude ser por el santo de Asís, "tal vez por su austeridad", pero también por otro jesuita y español como San Ignacio de Loyola: San Francisco Javier.

San Francisco Javier fue "un misionero que habla de lo que para él tiene como fuerte en su corazón en este momento y es que hay que evangelizar al mundo", agregó.