El papa Benedicto XVI no ha defendido "ni de lejos" la utilización del preservativo, cuyo uso se produce siempre "en un contexto de inmoralidad", manifestó la Conferencia Episcopal Española (CEE) en Madrid.

Las declaraciones del Pontífice sobre el preservativo "no suponen ninguna novedad en la doctrina de la Iglesia", dijo el portavoz de la CEE, Juan Antonio Martínez Camino, en una rueda de prensa, tras una Asamblea Plenaria que comenzó el lunes.

Camino se refería así a la parte del libro de conversaciones de Benedicto XVI con el periodista alemán Peter Seewald que más reacciones ha provocado. En él, Joseph Ratzinger abrió la puerta al uso del preservativo en algunos casos, como el de las prostitutas, pero al mismo tiempo aclaró que no era el camino para vencer realmente a la infección del Sida.

"No hay en las declaraciones del Papa ni de lejos una legitimación de la prostitución ni del preservativo", manifestó el portavoz de la CEE a insistentes preguntas de los periodistas.

"Hay que leer el libro", dijo, y acusó a los medios de comunicación de haber hecho "titulares inexactos" y dicho "auténticas barbaridades".

Camino aseguró que los católicos no están preocupados por el tema y los obispos españoles, tampoco.