Ginebra.- La Organización Internacional del Trabajo (OIT) afirmó este jueves que el Gobierno de Egipto fracasó en resolver el grave problema de la falta de trabajo, lo que unido a las restricciones de las libertades fundamentales terminaron, a su juicio, prendiendo la mecha de la actual revuelta popular.

En Egipto y en varios países de la región, "el desempleo, el subempleo y el trabajo informal están entre los más altos del mundo", recalcó la institución.

Su director general, Juan Somavia, recordó que la OIT está desde hace años preocupada por la legislación laboral en Egipto, que permite el funcionamiento de una sola federación sindical "y obstaculiza la organización de los trabajadores en sindicatos de su libre elección".

En su última conferencia anual, el pasado julio, el organismo de la ONU lamentó que el Gobierno egipcio no hubiese realizado ningún progreso concreto en esas trabas a la libertad sindical.

Asimismo, le exhortó a dar pasos tangibles para garantizar que todos los trabajadores puedan formar organizaciones o afiliarse a la de su preferencia sin interferencia del Estado.

En este ámbito, las manifestaciones populares de los últimos diez días han resultado en la creación de la Federación Independiente de Sindicatos de Egipto, destacó la OIT, que saludó este avance para los trabajadores