Además, sostuvo que los hospitales tienen algunas hospitalizaciones, no muchas y duran una media de dos días y medio en lugar de ocho días.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El mundo sufre “una pandemia de locura” afirmó el profesor de la Escuela de Medicina Johns Hopkins y colaborador médico de Fox News, el doctor Marty Makary, en el programa Brian Kilmeade Show. Esto al referirse a la variante decoronavirus que provoca la enfermedad del COVID-19 ómicron, a la que llamó “omi-cold” (omi-resfrío en español) porque es una cepa suave.

“Ahora mismo lo que estamos viendo es esta nueva y una masiva ola de miedo que alimenta nuestra segunda pandemia después de COVID-19, una pandemia de locura, que es ómicron. La llamo omi-cold (omi-resfrío).

Si miramos los datos epidemiológicos, el epicentro está ahora lejos de ómicron. Los hospitales tienen algunas hospitalizaciones, no muchas. Duran una media de dos días y medio en lugar de ocho días”, dijo el profesor.

Para sustentar su opinión, Makary, mencionó un estudio de la Universidad de Hong Kong que dice que “ómicron no invade el tejido pulmonar en lo profundo de las vías respiratorias”. “Permanece en la superficie de la nariz y los bronquios. Por eso estamos asistiendo a una enfermedad común, similar al resfriado”, explicó.

En ese sentido, hizo un llamado para disminuir la cantidad de pruebas para detectar el coronavirus, “tenemos que reducir las pruebas en situaciones de bajo riesgo. Si se hacen pruebas a todo el mundo en Estados Unidos, siempre se encontrará una partícula del virus en la nariz de una fracción de los estadounidenses. Ahora bien, se pueden seguir haciendo pruebas universales, como en muchas universidades, y seguir tomando muestras de la gente y traerlas y, si son positivas, meterlas en la cárcel durante diez o catorce días. Pero si haces eso con el meningococo, que es una bacteria que causa la meningitis, lo encontrarás viviendo en las narices del 10 % de la población estadounidense. Así que no podemos ir a buscar un problema de una enfermedad muy leve o asintomática”, añadió.

Para finalizar, Marty Makary indicó que se puede “redefinir cualquier virus respiratorio como una potencial peste bubónica que va a destruir los Estados Unidos”.