Foto de archivo

GINEBRA.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) aclaró que sigue recomendando las medidas clásicas de salud pública para controlar el brote de ébola en Africa occidental y pidió no poner esperanzas desmedidas en tratamientos o vacunas experimentales, para cuyo uso dio hoy luz verde.

La prioridad debe ser la identificación rápida de casos, el aislamiento, rastrear a las personas que tuvieron contacto con el enfermo, así como las medidas tradicionales para el control de infecciones, dijo hoy la subdirectora general de la OMS, Marie-Paule Kieny.

Aclaró que con la aprobación del uso de fármacos que no se han probado en humanos "no pretendemos dar esperanza de que la gente puede ser tratada ahora", sino alentar a que se acelere su desarrollo.