La organización recordó que desde el inicio de la invasión rusa se han confirmado 269 ataques a instalaciones sanitarias, en los que han muerto al menos 76 personas y otras 59 han resultado heridas.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El sistema sanitario de Ucrania está sufriendo una grave presión, con instalaciones destruidas, otras trabajando al límite y una creciente necesidad de atención a los traumas psicológicos, subrayó hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuando se cumplen cien días de guerra en el país.

"La OMS está haciendo todo lo posible para apoyar al Ministerio de Salud ucraniano y enviar suministros esenciales, pero la verdadera medicina que necesita Ucrania es la paz. Exigimos a Rusia que ponga fin a esta guerra", destacó en un comunicado el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

La organización con sede en Ginebra recordó que en los cien días transcurridos desde el inicio de la invasión rusa el 24 de febrero se han confirmado 269 ataques a instalaciones sanitarias, en los que han muerto al menos 76 personas y otras 59 han resultado heridas.

"Esos ataques no tienen justificación y deben ser investigados. Ningún profesional de la salud debería verse obligado a trabajar bajo el filo de la navaja, pero es lo que está ocurriendo a médicos, enfermeras y conductores de ambulancia en Ucrania", añadió el director regional de OMS para Europa, Hans Kluge.

Para atender la creciente necesidad de asistencia humanitaria en Ucrania y reconstruir el sistema sanitario, la OMS pide 147,5 millones de dólares (137,3 millones de euros).

Del montante total, 80 millones de dólares irán destinados a Ucrania y 67,5 millones para ayudar a los países de acogida y recepción de refugiados, como Polonia, la República Checa, Moldavia y Rumanía.