"Esto no permite que las personas bloqueadas participen en debates públicos, viola la libertad de expresión y las discrimina a causa de sus opiniones", señaló Human Rights Watch.

REDACCION INTERNACIONAL.- La ONG Human Rights Watch (HRW) denunció que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, viola la libertad de expresión y el derecho de acceso a la información, al bloquear a seguidores críticos en redes sociales.

HRW constató el bloqueo de 176 cuentas, entre ellas las de periodistas, congresistas y ciudadanos comunes, así como medios de comunicación y ONG, aunque advirtió que el número podría ser mayor.

Según la directora de HRW para Brasil, Maria Laura Canineu, Bolsonaro "está intentando eliminar de sus cuentas en las redes sociales a las personas e instituciones que no están de acuerdo con él, y así convertir esas redes en espacios donde solamente se admiten los aplausos, como parte de una estrategia más amplia para silenciar o marginar a quienes lo critican".

Con 7 millones de seguidores en Twitter y 14 millones en Facebook, el líder de la ultraderecha brasileña, en el poder desde el 1 de enero de 2019, emplea diariamente las redes sociales para hacer anuncios oficiales.

No obstante, HRW recalcó que las personas bloqueadas deben cerrar sesión en sus cuentas de redes sociales para ver las publicaciones del presidente, lo cual dificulta la obtención de información gubernamental.

"Esto no permite que las personas bloqueadas participen en debates públicos, viola la libertad de expresión y las discrimina a causa de sus opiniones", señaló Human Rights Watch.

HRW recordó que el mandatario se ha quejado de que las plataformas de redes sociales retiraron publicaciones suyas o de sus seguidores y afirmó estar "sufriendo restricciones" en las redes sociales.

"El presidente Bolsonaro sostiene que su libertad de expresión y la de sus seguidores está siendo cercenada porque las plataformas han eliminado información falsa y perniciosa, así como cuentas falsas. No obstante, no se lo piensa dos veces antes de él mismo violar el derecho de acceso a la información y la libertad de expresión de las personas que están en desacuerdo con él", manifestó Canineu.