Ginebra.- El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresó hoy su "alarma" por el cúmulo de severas sentencias condenatorias contra activistas pro democráticos en China.

Esa agencia de la ONU reaccionó por segunda vez en una misma jornada al conocerse que los tribunales chinos condenaron hoy a 10 años de cárcel al veterano disidente de Tiananmen Chen Xi, de 57 años, por "subvertir el poder del Estado", la misma acusación por la que Pekín sentencia a los presos de conciencia en los últimos años.

"Estamos alarmados por lo que parece ser una tendencia muy desafortunada de restringir severamente las actividades y la libertad de expresión de los defensores de los derechos humanos en China", declaró la portavoz del organismo, Ravina Shamdasani.

Chen es uno de los cientos de firmantes de la "Carta 08", el manifiesto político en favor de la reforma política en China por el que fue condenado a 11 años de cárcel en 2009 uno de sus autores, el premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo, cuya liberación piden gobiernos occidentales y grupos de derechos humanos.

La semana pasada otro intelectual y colaborador de Liu Xiaobo, Chen Wei, de 42 años, fue condenado en Sichuan (suroeste) a nueve años de cárcel también por "subvertir el poder contra el Estado", la misma acusación por la que en marzo el disidente Liu Xianbin fue condenado a 10 años de cárcel, en ambos casos tras publicar en internet escritos en favor de la democracia.

Desde febrero, cientos de disidentes, abogados e intelectuales han sido perseguidos, detenidos y en algunos casos torturados por el régimen para atajar las revueltas civiles que se han llevado a cabo en otros países del mundo