NACIONES UNIDAS.- La subsecretaria general de la ONU para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos, alertó este martes de las "vastas" necesidades que enfrenta el pueblo de Afganistán y pidió a la comunidad internacional un mayor compromiso económico para hacer frente a la ayuda humanitaria que necesitan los afganos.

"Debemos continuar movilizando recursos para ayudar a quienes se encuentran en necesidad extrema", dijo en conferencia de prensa Amos, quien regresó esta semana de su primera visita oficial al país asiático, donde, según subrayó, hay miles de personas afectadas "por el conflicto y los desastres naturales".

La ONU calcula que este año son necesarios 437 millones de dólares para proveer ayuda humanitaria en Afganistán, pero la experta humanitaria alertó que hasta el momento el organismo sólo ha recaudado el 27 por ciento de esos fondos.

"Los afganos necesitan y se merecen nuestro apoyo continuado", dijo la jefa de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), que reconoció que el compromiso de la comunidad internacional en materia de seguridad en Afganistán es de vital importancia, pero destacó que también lo son los esfuerzos por lograr el bienestar de los afganos.

Amos indicó en ese sentido que la "seguridad física" de los afganos también necesita que la comunidad internacional invierta en su "desarrollo humano y en la entrega de servicios vitales, como vivienda, educación primaria y sanidad".

"Los afganos necesitan ayuda adecuada y entregada de manera imparcial", dijo Amos, quien visitó durante su estancia varias zonas del país, donde vio, por ejemplo, las "terribles condiciones" de vida que tienen las familias que viven en los 42 asentamientos que tiene Kabul, donde viven "los más pobres de los pobres".

También vio las condiciones de vida de los desplazados internos que viven en la ciudad de Mazar-i-Sharif y subrayó que el número de desplazados que todavía no han podido regresar a sus hogares son 500,000 dentro de Afganistán y 5 millones en países vecinos, principalmente Irán y Pakistán.

Amos también se hizo eco de la situación que viven de manera general las mujeres en el país asiático, donde, pese a los avances de los últimos diez años, siguen enfrentando algunas de las tasas de mortalidad más altas del planeta, así como de pobreza extrema, y tienen problemas para acceder a la sanidad y la educación.

La jefa humanitaria de la ONU tiene previsto comparecer el jueves ante el Consejo de Seguridad del organismo para informar a sus miembros de su reciente visita a Afganistán.