"Esto debe preocuparnos mucho, porque la estabilidad social y política está muy ligada a las subidas de los precios de los alimentos", advirtió.

Ginebra.- La guerra en Ucrania está produciendo una subida de los costes de los alimentos y los combustibles que, en un mundo ya en crisis a consecuencia de la COVID, puede tener graves consecuencias sobre todo en los países más vulnerables, alertó hoy la responsable de comercio y desarrollo de la ONU, Rebeca Grynspan.

"Esta crisis aumentará las desigualdades en todo el mundo", advirtió en un comunicado la secretaria general de la Conferencia de la ONU para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD), quien vaticinó que "todos los países se verán afectados, pero se verán especialmente golpeadas las economías en desarrollo".

En esos países, ya golpeados por la pandemia, el cambio climático y el endeudamiento, los aumentos de precios "aumentarán la presión en los hogares más pobres, aquellos que gastan casi todos sus ingresos en alimentos, lo que traerá hambre y dificultades", aseguró la política y economista costarricense.

"Esto debe preocuparnos mucho, porque la estabilidad social y política está muy ligada a las subidas de los precios de los alimentos", advirtió.

Grynspan prevé también que el conflicto bélico produzca alteraciones en el comercio y la inversión global y un retroceso en la utilización de energías alternativas, claves en la lucha contra el cambio climático.

"Todo esto amenaza los avances logrados hacia la recuperación de la pandemia, y bloquean el camino hacia el desarrollo sostenible", resumió la secretaria general de UNCTAD.