Según la organización multilateral, el huracán dañó 170 clínicas y más de 1.000 centros escolares, lo que ha afectado a la educación de 139.000 niños.

NACIONES UNIDAS.- El jefe de los servicios humanitarios de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Martin Griffiths, anunció que su organización destinará 7,8 millones de dólares adicionales para las labores de ayuda y asistencia en Cuba, tras la devastación causada por el paso del huracán Ian.

"La crisis climática hace que las tormentas sean más intensas y frecuentes. La gente esperaba 50 centímetros de lluvia, pero recogieron tres veces esa cantidad, y perdieron sus casas, fotos familiares, material escolar para los niños y medicamentos para los ancianos. Todos debemos ayudar a la gente a responder y recuperarse", escribió Griffits en un comunicado.

Además, en un mensaje de Twitter, el responsable de la ONU hizo un llamado a los países donantes para recaudar esa cantidad, que ha sido tomada del Fondo Central de Respuesta de Emergencia, y con la que se espera ayudar a 575.000 personas con alimentos, atención sanitaria, agua, cobijo y educación.

La ONU ya anunció un plan de acción de 42 millones de ayuda para la isla, donde calcula que 3,2 millones de personas se vieron afectadas por el huracán.

"Se salvaron muchas vidas gracias a las rápidas evacuaciones, pero el huracán azotó escuelas, hogares, hospitales, negocios locales y áreas agrícolas", apunta un comunicado de los servicios humanitarios de la ONU.

Según la organización multilateral, el huracán dañó 170 clínicas y más de 1.000 centros escolares, lo que ha afectado a la educación de 139.000 niños.