NACIONES UNIDAS.- La ONU considera que con el año de cárcel impuesto a dos policías paquistaníes de la misión del organismo en Haití (Minustah) por violar a un menor "se hizo justicia" y señaló que se trata de un paso adelante en la lucha contra la impunidad en los casos de abusos sexuales.

Así lo señaló este miércoles la asesora policial del departamento de Operaciones de Paz de la ONU, Ann-Marie Orler, en una conferencia de prensa en la que lamentó el caso de los policías paquistaníes y en la que insistió en la política de "tolerancia cero" que el organismo sexual tiene hacia "cualquier caso de abuso o explotación sexual".

"Se trata de un caso muy grave, pero podemos decir que se hizo justicia de una manera muy rápida", aseguró la experta sueca.

Sin embargo, no quiso entrar a valorar si la sentencia de un año de cárcel a la que un tribunal militar condenó en el mismo Haití a ambos policías es suficiente para la violación de un menor.

Orler, que lleva en el cargo de asesora policial dos años, argumentó que "cada Estado miembro de la ONU tiene su propia escala a la hora de dictar sentencia", con lo que no quiso entrar en la polémica que algunas organizaciones, como Amnistía Internacional, han iniciado al considerar la pena insuficiente.

"La reacción de la ONU fue muy rápida. Envié urgentemente un equipo a supervisar el caso y, con la condena del tribunal, obtuvimos justicia", insistió la asesora policial de Naciones Unidas.

Un tribunal, compuesto por tres militares, fue instituido en la base de la Minustah en Haití y dictó el pasado 12 de marzo una sentencia de un año de prisión contra dos miembros del cuerpo policial de la misión, acusados de violar a un menor, de 14 años, el pasado enero en el centro de Gonaives.

El caso se produjo unos meses después de que cinco marinos uruguayos integrantes también de la Minustah fueran procesados y encarcelados por la Justicia militar de su país por la presunta violación de un joven haitiano que pidió después una indemnización de cinco millones de dólares.

"La ONU tiene tolerancia cero hacia cualquier clase de explotación sexual y ahora ha llegado el momento de avanzar hasta los cero casos", aseveró Orler durante una intervención en la que reconoció que los casos de abusos ponen "en riesgo" la misión que desempeña Naciones Unidas en cualquier lugar del mundo.

"Como agentes de la ley, tenemos que ser parte de la solución y no del problema", subrayó la experta sueca, quien pidió "el respaldo sólido de todos los países miembros de la ONU" para acabar con esos casos y lograr que sus autores no disfruten "de ningún tipo de impunidad".

La Minustah se ha enfrentado al rechazo de la población haitiana por los casos de abusos que algunos de sus integrantes han protagonizado, además de por la epidemia de cólera que afecta al país y que informes técnicos atribuyeran a vertidos fecales del contingente nepalí de la misión a un río