NAIROBI, Kenia.- La representante especial del secretario general de las Naciones Unidas para la Violencia Sexual en los Conflictos, Margot Wallstrom, pidió este viernes solidaridad para las víctimas de agresiones sexuales con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer.

"Estos supervivientes, sobre todo mujeres y niñas, han vivido horrores indescriptibles a mano de grupos armados que deliberada y sistemáticamente utilizan la violación como una táctica de terror", aseguró Wallstom durante una visita a Costa de Marfil, enmarcada en un viaje a varios países de África occidental.

"Durante demasiado tiempo, los crímenes de violencia sexual han sido percibidos como inevitables, inconfesables y de poca importancia. Juntos debemos derribar esos muros de silencio y vergüenza", añadió la representante del secretario general de la ONU, Ban Ki Moon.

Wallstrom, que durante su viaje se reunió con supervivientes de violencia sexual, asociaciones de afectados, entidades de la ONU y oficiales gubernamentales de Guinea, Sierra Leona y Costa de Marfil, subrayó que "todavía hay mucho que hacer" para acabar con la violencia sexual en los conflictos.

"En Guinea Conakry, los autores de la violación masiva del 28 de septiembre de 2008 que tuvo lugar en un estadio aun siguen en libertad, y esto es completamente inaceptable", añadió Wallstrom.

"Las mujeres son líderes y activistas, pero sólo pueden alcanzar su potencial cuando se sienten seguras. La actitud subyacente sobre los derechos de la mujer sólo puede cambiar cuando todos trabajemos unidos para cambiarlo", sentenció.

Según las últimas cifras de la ONU, se estima que alrededor de 200.000 mujeres han sido víctimas de violaciones en la República Democrática del Congo (RDC) por las numerosas guerrillas que actúan en el país