La Policía chilena incumplió reiteradamente con su deber de distinguir entre manifestantes pacíficos y violentos durante las protestas en Chile, según una investigación realizada por la ONU, que reunió amplia información sobre denuncias de torturas sufridas por detenidos en esas movilizaciones.

Ginebra.- La Policía chilena incumplió reiteradamente con su deber de distinguir entre manifestantes pacíficos y violentos durante las protestas en Chile, según una investigación realizada por la ONU, que reunió amplia información sobre denuncias de torturas sufridas por detenidos en esas movilizaciones.

"Durante las protestas masivas y el estado de emergencia, los Carabineros y las Fuerzas Armadas incumplieron las normas y estándares internacionales sobre control de asambleas y uso de la fuerza", sostiene un informe presentado hoy por la Oficina de Derechos Humanos en la ONU, que envío durante tres semanas un equipo a Chile para efectuar las indagaciones.

El equipo documentó 113 casos específicos de tortura y malos tratos, y 24 de violencia sexual contra mujeres, hombres y niños y niñas adolescentes, "perpetrados por miembros de Carabineros y militares".