La fiscalía investiga a Shmuel Peleg y ha su exmujer Etty después de que la tía paterna del menor, que se ocupaba de él después de la muerte de sus padres y su hermano en el accidente, denunciase que el abuelo materno, que se había mudado a Italia tras la tragedia, no entregase al menor en su casa a la hora prevista tras una visita permitida por el juez.

Roma.- La justicia italiana ha emitido una orden de arresto internacional para el abuelo de Eitan, el niño de 6 años superviviente del accidente de un teleférico en el norte de Italia en mayo pasado en el que murieron 14 personas, por secuestrarlo y llevarlo a Israel, informaron hoy medios locales.

El abuelo, Shmuel Peleg, israelí de 58 años, y Gabriel Abutbul Alon, israelí residente en Chipre que conducía el coche con el que Eitan fue trasladado al aeropuerto de Lugano (Suiza) desde el que el pequeño voló a Israel, están acusados de secuestro de menores por la Fiscalía de Pavía (norte).

Ambos establecieron "un plan estratégico premeditado" para llevarse al niño, que permanece en Israel desde el pasado 11 de septiembre, cuando Peleg trasladó sin consentimiento al pequeño en un avión privado a Israel, donde vive su familia materna.

La fiscalía investiga a Shmuel Peleg y ha su exmujer Etty después de que la tía paterna del menor, que se ocupaba de él después de la muerte de sus padres y su hermano en el accidente, denunciase que el abuelo materno, que se había mudado a Italia tras la tragedia, no entregase al menor en su casa a la hora prevista tras una visita permitida por el juez.

"El pequeño Eitan", como se le conoce en Italia, donde se convirtió en un símbolo de esperanza tras sobrevivir a la caída al vacío de la cabina del teleférico el pasado 23 de mayo, ha estado en el centro de una batalla por la custodia durante meses, después de que la familia materna la hubiera reclamado desde Israel.

Las órdenes de arresto para Peleg y Abutbul Alon, vinculado a una compañía de contratistas de EE. UU., han sido emitidas tras una investigación que revelan "detalles de una acción llevada a cabo con técnicas paramilitares y de inteligencia", según el Corriere della sera, que adelantó la noticia.

Un Tribunal de Tel Aviv dictaminó el pasado 25 de octubre que el niño debía regresar con su familia en Italia.

Italia estuvo pendiente durante semanas de la evolución de Eitan, que tras el accidente estuvo ingresado en la unidad de Cuidados Intensivos del hospital Regina Margherita de Turín (norte) debido a las lesiones antes de ser trasladado a planta y comenzar un programa psicológico tras la tragedia que sufrida.

El pasado 10 de junio fue dado de alta y se fue con su tía, tras ser informado de la muerte de sus padres.

La Justicia italiana investiga a doce personas y dos sociedades por el accidente sufrido por su familia del menor y el resto de ocupantes de la cabina que cayó al vacío entre el monte alpino de Mottarone y la localidad de Stresa el pasado 23 de mayo, .

Todas ellas están acusadas de homicidio múltiple doloso, desastre por negligencia y eliminación de herramientas para evitar accidentes de trabajo, después de que el jefe de operaciones del teleférico admitiese que desactivó el sistema de frenado, para evitar cerrar la instalación, lo que originó la caída.