BARCELONA, España.- Los haitianos creen que la presencia de los cascos azules de la ONU en su país es "contraproducente", porque "no están adaptados al contexto, no contribuyen a la estabilización y no crean infraestructuras", según un informe del Fondo Catalán de Cooperación al Desarrollo de España.

Un año después del terremoto, el Fondo -formado por entidades locales de la región española de Cataluña (noreste) que destinan parte de su presupuesto a cooperación- señala que la población tiene la percepción de que las cosas "están peor que el día después de la tragedia".

"El descontento de la gente es palpable. La sensación de pasividad por parte de las autoridades haitianas y de la Misión de Estabilización de la ONU (MINUSTHA) es una evidencia constatada", dice el informe, que añade que "la cantidad de la ayuda movilizada no es proporcional a los resultados esperados".

La campaña impulsada por Fondo Catalán de Cooperación ha recaudado 560.645 euros (unos 781.236 dólares) en un año, la mayor parte procedente de los ayuntamientos catalanes.

Estas aportaciones han sido destinadas a "proyectos de reconstrucción identificados con la participación de los actores haitianos", para compensar "las estrategias de emergencia que ha ignorado a la sociedad haitiana", según el estudio del Fondo Catalán de Cooperación.

Asimismo, "el Fondo Catalán se hace responsable del circuito de los recursos, desde la recepción en la cuenta del banco hasta la justificación final por parte de las entidades que ejecutaron los proyectos, y participa en el seguimiento y evaluación".