Panamá añadió 7 muertes por el COVID-19 para elevar a 225 la cantidad de defunciones, y sumó 137 nuevos casos para totalizar un acumulado de 7.868 contagios confirmados, dijeron este jueves las autoridades de salud.

Panamá.- Panamá añadió 7 muertes por el COVID-19 para elevar a 225 la cantidad de defunciones, y sumó 137 nuevos casos para totalizar un acumulado de 7.868 contagios confirmados, dijeron este jueves las autoridades de salud.

Según con la actualización diaria de los datos epidemiológicos, en aislamiento domiciliario se encuentran 2.804 personas, de las que 937 están ingresadas en hoteles que funcionan de forma temporal como hospitales.

Hay 335 pacientes hospitalizados, 250 en sala y 85 en la unidades de cuidados intensivos (UCI) a nivel nacional.

Entre los enfermos que se han recuperados tras pasar por pruebas de laboratorio se contabilizan 886, y 3.618 restablecidos clínicos que ya no presentan síntomas y cumplieron con la cuarentena de 14 días, para un total de 4.504 que han sanado.

Se han realizado a la fecha, tras el primer caso el 9 de marzo pasado, un total de 39.093 pruebas de detección de contagio por el nuevo coronavirus COVID-19, 77 % negativas (30.035) y 23 % positivas (9.058), que incluyen segundas muestras para confirmar la infección.

Las pruebas por millón de habitantes alcanzan las 9.137, con 1.079 más en las últimas 24 horas.

La directora de Epidemiología del Ministerio de Salud (Minsa), Lourdes Moreno, dijo que la mayor cantidad de muertes por COVID-19 sigue dándose entre las personas mayores de 60 años, con 183 defunciones.

Las autoridades destacaron que se sigue analizando los pasos para normalizar gradualmente al país, entre ellos el levantamiento de la cuarentena nacional indefinida decretada el 25 de marzo pasado para mitigar la expansión del virus.

El viceministro de Salud, Luis Francisco Sucre, indicó que uno de los elementos del plan de regresar a la "nueva normalidad" es "levantar cuarentena total primero en las áreas que estén libres del COVID-19", sin mencionar ninguna.

Sin embargo, Sucre señaló que "este es un planteamiento que se está discutiendo y evaluando de manera científica", pero que "esa es una de las posibilidades que está sobre el tapete".

De paso, el viceministro de Salud anunció que el sábado y domingo serán de cuarentena total, como ha sido en las últimas semanas.

Como parte de la vuelta a la denominada nueva normalidad, que seguirá estando signada por los protocolos de bioseguridad para evitar la expansión del virus, desde el martes pasado ya se permite la venta en línea de productos de ferretería y mañana empezará a levantarse gradualmente la "ley seca" que prohíbe la distribución y venta de licor.

Se limitará la venta de bebidas por persona para consumo solo domiciliario. Algunos regiones del interior del país han señalado que no levantarán la veda de licor.

La ley seca, adoptada en el marco de las medidas para enfrentar la pandemia, fue establecida con el fin de evitar posibles actos de violencia propiciados por el consumo de alcohol.