REDACCIÓN.- El papa Francisco durante el tradicional sermón dominical en la Plaza de San Pedro del Vaticano ha apelado a la comunidad internacional para que ayude a evitar que naufraguen en el Mediterráneo barcos con inmigrantes a bordo.

"Me dirijo a la comunidad internacional con una triste llamada a actuar de forma decisiva y rápida con el fin de evitar la repetición de estas tragedias y garantizar la seguridad, el respeto de los derechos y la dignidad de todas las personas", ha abogado el sumo pontífice.

Esta semana, al menos 19 personas fallecieron y otras 25 están desaparecidas después de que un barco con unos 150 inmigrantes a bordo naufragara frente a las costas de Chipre.